Compartelo con amigos

Submit to DeliciousSubmit to DiggSubmit to FacebookSubmit to Google BookmarksSubmit to StumbleuponSubmit to TechnoratiSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

El Gecko Leopardo

El Eublepharis macularius o gecko leopardo es una especie de lagarto. Es originario de Oriente medio donde vive en zonasReptiles. El Gecko Leopardo como mascota. casi desérticas, aunque ya se puede encontrar en cualquier parte del mundo ya que es uno de los lagartos más utilizados como mascota. Su popularidad se debe a que es muy fácil de cuidar y de criar en cautividad además de por su llamativa piel con manchas parecidas a las del leopardo, de ahí su nombre.

Este reptil pertenece a la familia de los Geckónidos, género Eublepharis. Son animales no muy grandes ya que de adultos no llegan a medir más de 30 cm de la cabeza a la punta de la cola.

El gecko leopardo tiene el cuerpo cubierto de una piel fina y granulada, que le da al animal un aspecto aterciopelado de color amarillo y con manchas oscuras. Los ejemplares jóvenes poseen los colores más llamativos que van perdiendo al crecer.

Sus miembros cortos pero musculosos acaban en dedos pequeños. La cola corta, que es sin duda uno de sus mayores atractivos, tiene una forma curiosa similar a su cabeza. La utilizan para despistar a sus depredadores. Es también un reflejo del estado de salud y nutrición del Gecko porque la utilizan como reserva de grasa. Como casi todos los lagartos, si pierde la cola la regeneran rápidamente aunque pierden los colores de la primitiva y ya no es tan vistosa.

La cabeza es alargada y puntiaguda y se ensancha en la región de las sienes. Los ojos con pupila vertical confieren al animal una mirada muy intensa.

Carácter y comportamiento

Al contrario que la mayoría de los Geckos que son muy agresivos y que no le gustan demasiado las relaciones con los humanos, el Gecko Leopardo es bastante dócil y se deja manipular con facilidad una vez adulto. Los ejemplares jóvenes son más ariscos y pueden llegar a morder aunque su mordedura no es dolorosa ni posee ningún tipo de veneno o toxina.

Nunca hay que olvidar que son animales y que necesitan un tiempo y paciencia hasta que se adaptan a nosotros.

Son animales nocturnos, por lo que pasarán la mayor parte del día durmiendo y metidos en su refugio. Comerán por la noche y es conveniente observarlos para asegurarnos que se nutren bien.

Alimentación del Gecko Leopardo

El Gecko Leopardo come pequeños insectos como gusanos, saltamontes, polillas…  Hay que tener en cuenta que tienen que ser presas pequeñas para que no se pueda atragantar. Es muy importaGecko Leopardo comiendo un insecto.nte comprar las presas a un criador autorizado y de confianza para asegurarnos que no tengan ningún tipo de insecticida que podría ser fatal para nuestro Gecko al ingerirlo.

¿Cada cuanto alimentar a un Gecko Leopardo? Pues bien, esto depende de cada mascota y nadie mejor que nosotros, que vemos continuamente su comportamiento, para regular la cantidad de comida que le tenemos que dar. Una orientación básica sería la de darle de 4 a 6 presas cada 2 días. Si pasan los 2 días y no se lo han comido será porque debemos reducir la cantidad o viceversa.

Es imprescindible que tengan siempre agua limpia y fresca a su disposición. Hay bebederos especiales para reptiles que son muy poco profundos para que no se puedan ahogar en ellos por accidente.

Terrario

¿Qué características debe cumplir el terrario si queremos tener un gecko en cautividad? El terrario ha de ser más ancho que alto ya que los geckos no trepan por lo que el mayor tamaño debe ser de suelo para  que estén cómodos y tengan espacio suficiente.

Un sustrato adecuado en la base del terrario hará que este se encuentre como en casa y lo veremos reflejado en su comportamiento y en su salud. Hay que desinfectar en terrario al menos 2 veces al mes con un producto específico para ello y así mantendremos la casa de nuestro Gecko siempre limpia.

Un bebedero para reptiles que no sea nada profundo para que, como hemos dicho antes, no haya riesgo de que nuestro gecko se pueda ahogar.

Debemos mantener una temperatura adecuada dentro del terrario. Esta debe ser de entre 21ºC y 26ºC durante el día y de 16ºC a 21ºC por la noche. Hay muchos sistemas en el mercado para calentar los terrarios como lámparas, mantas calefactables, cables calentadores… todos ellos especiales para reptiles. Solo debemos elegir el que mejor se adapte a nosotros. Para controlar la temperatura es imprescindible un termómetro.

 

 

Formulario de acceso

Go to top